El cementerio inexistente de Eisenman

Berlín es un territorio de memoria, de reconstrucción continua y sobretodo, de reconciliación, que se ha desnudado a la fuerza para dejar al descubierto territorios que si bien para algunos pueden ser vagos o deshabitados; para otros son lienzos en blanco de expresión social.

En el corazón de la ciudad, se levanta un monumento en memoria a los judíos europeos asesinados por los nazis en la Segunda Guerra Mundial. Su diseñador, Peter Eisenman, propuso alterar la superficie del terreno ondulándola para ahí ubicar fríos bloques de concreto orientados hacia el este como tumbas inexistentes. La genuina experiencia sucede al internarse por sus estrechos pasajes que te llevan lentamente al hundimiento y al encierro, todo gracias a esa superficie ondulante que comienza a descender a medida que te acercas al centro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s